Make your own free website on Tripod.com









Un corto vuelo de 20 minutos desde la Ciudad de Panamá le hará vivir el pasado de 20 siglos, cuando visite la tierra de los Indios Kunas quienes aún conservan sus hábitos de vida milenaria y sus viejas costumbres.

El Archipiélago lo constituyen aproximadamente 100 cayos sin nombres, 113 con nombres y cerca de 30 islas todas coralígenas.

Las mujeres usan una falda y una blusa de vívidos colores, decorada en el pecho y la espalda con la famosa Mola, la expresión más auténtica de arte indígena.

En las muñecas y los tobillos usan adornos de cuentas de colores; también usan cadenas, pectorales, y anillos de oro en la nariz, completando así los atavios de uso diario.

La aventura en San Blas puede ser la estadía en una isla deshabitada, una gira de pesca, danzas y ritos tradicionales, buceo, pesca submarina, el disfrute de las cristalinas aguas o simplemente de la tranquilidad en una hamaca mecida por el viento o el broncearse al sol.

Fascinante, primitiva y misteriosa región. Su inagotable belleza atrae cientos de personas cada año, cautivados por sus grandes atractivos naturales, difíciles de encontrar en estos tiempos de tanto adelanto tecnológico.

Nuestro "paraíso" tiene la magia de asombrar al visitante cada vez que éste llegue, como si fuera la primera vez, y de calmar el espíritu agobiado por el diario trajinar de la vida moderna.

La Comarca de Kuna Yala, organziada según la Ley 16 de 1953, y declarada reservá indígena de acuerdo con la Ley 20 de 1957, es conocida como San Blas, y abarca una franja estrecha de tierra firme, que se extiende desde el Golfo de Mandinga o San Blas, hasta la frontera con Colombia.

Su litoral se encuentra bordeado por unas 365 islas, unas con nombre, otras no; entre cayos (islas más pequeñas), islas e islotes, conocidas como Archipiélago de San Blas y de Las Mulatas. La comarca se extiende unas 200 millas a lo largo de la costa panameña en el Mar Caribe.

El archipiélago fue visitado y admirado desde tiempos antiguos, aún por el propio Cristóbal Colón quien les dio el nombre de Archipiélago de las Barbas, que luego cambió por Islas Sambellas; con el transcurrir del tiempo fueron conocidas como Archipiélago de Las Mulatas, Archipiélago de La Sonda y también Islas Pabiras.

Hoy en día, la Comarca se encuentra habitada por los indios Kunas, descendientes de los Caribes, y quienes han podido conservar arraigadas, por largos siglos, sus costumbres y tradiciones, ritos y creencias, como si el tiempo se hubiese detenido en ese paradisíaco lugar. Son monoteístas, monógamos, y el adulterio es un delito. Creen en supersticiones. Son pequeños de estatura, de cuello corto, cabeza grande, espalda ancha, robustos de pecho, piernas cortas, pies pequeños, y muy inteligentes; llegando algunos a dominar varios idiomas, y a escalar altas posiciones en el ámbito político y comercial del país. Aunque en pocas cantidades, algunos habitan en las cuencas de los ríos Bayano y Chucunaque. En su mayoría, se han trasladado a las islas en donde han ocupado unas 50 del archipiélago. Evitan vivir en las costas de tierra firme, por los mosquitos y las serpientes, en las islas se encuentran libres de ellos. En tierra firme, se encuentran la mayoría de sus cultivos y sus cementerios. El traje típico de las mujeres, resulta un gran atractivo para los extranjeros, por lo vistoso. Diariamente se visten con una blusa confeccionada a mano con "molas", una falda envolvente, un pañuelo rojo con amarillo en la cabeza, y adornos tipo brazalete en los brazos y las piernas, confeccionados por ellas mismas, con cuentas de colores. Además, desde muy pequeñas se acostumbran a llevar una sortija ancha de oro en la nariz, y algunas, grandes aretes redondos en las orejas, así como también, pueden ponerse collares de cuentas de colores, de oro, conchas, semillas y sortijas de oro. Los hombres, por el contrario, se visten de una manera sobria, al estilo occidental, resultando particular el uso de un sombrero negro para ocasiones especiales.

Las mundialmente famosas "molas" forman parte de la herencia cultural del pueblo kuna, y son utilizadas por nacionales y extranjeros en la confección de numerosos artículos, como prendas de vestir y adornos. Las "Molas" confeccionadas por las mujeres, surgieron a mediados del siglo XIX, cuando emigraron a las islas, y entraron en contacto con otros pueblos.

De acuerdo con la historia por ellos recogida, las "molas" se originaron, cuando La Divina Providencia envió a Ibeorgun y su hermana Olokikadiryai, quien les impartió instrucciones sobre el diseño y confección de las mismas. A pesar de que tratan de que sus costumbres no se vean alteradas por la influencia del mundo exterior, los materiales utilizados en la confección de las molas son adquiridos en la Ciudad de Panamá o en Colombia.

Su economía se basa en la agricultura y la pesca, siendo su principal cultivo el coco, que es utilizado no sólo para consumo, sino como pieza de intercambio comercial. Según las leyes Kunas, el que se roba un coco tiene pena de cárcel. La Comarca posee autonomía administrativa y política reconocida por el gobierno nacional. Cada comunidad tiene su jefe o Sáhila, el Nele es el jefe de varias comunidades y la máxima autoridad es el Congreso General Kuna, integrado por los sáhilas y delegados de las diferentes comunidades. Entre todos, eligen un intendente que sirve de intermediario entre la comarca y el gobierno panameño.

A pesar de su autonomía, el gobierno nacional mantiene en el área, escuelas, centros de salud, hospitales, estaciones de policía, y pistas de aterrizaje.

La comarca está dividida en 4 distritos: Ailigandí, Narganá, Tubualá y Puerto Obaldía. La sede de la Intendencia es Porvenir, cabecera del distrito de Narganá.

¿Cómo visitar San Blas?
Es recomendable que antes de visitar cualquier comunidad indígena, lea un poco sobre sus costumbres, para que no antagonice con los moradores del área en ningún aspecto. Aunque hay unas reglas que rigen para todos por igual, cada comunidad tiene algunas específicas, que es mejor conocerlas antes de hacer la visita.

Diariamente, desde el Aeropuerto Marcos A. Gelabert de Albrook, muy temprano por la mañana, salen rumbo a la Comarca de San Blas, los pequeños aviones que lo pueden transportar a diversos puntos de la región. Y aunque cada uno puede armar su propio viaje, es preferible que ya lleve su reservación de hotel hecha, lo cual le facilita los trámites de entrada a la Comarca, y la movilización entre las islas, además de que le ayudan en su intercambio con los indígenas, ya que le darán todas las indicaciones que la zona escogida por usted requiera.

El viaje puede durar de 1/2 a 1 hora, dependiendo del lugar a donde se dirija. No hay vuelos de regreso en la tarde, a menos que sea un vuelo "charter". El regreso se hace igualmente temprano en la mañana y diariamente, aunque no obligatoriamente para todas las islas, en realidad hay que saber que aunque tenga so boleto de regreso y reservación, los aviones paran solo si hay suficiente pasajeros.

¿Dónde hospedarse?
La comarca de San Blas cuenta con varios hoteles entre los que, según información del IPAT, podemos mencionar, el San Blas en la Isla Nalunega, Sugtupu; La Palmera en Ailigandí, Hotel Anai, Hotel Narganá, Hotel Uaguitupo en la Isla Achutupo, Kuanidup en Río Sidra Y Kuadule, y tambien en Yandup.


Principales Comunidades de San Blas


El Porvenir

El Porvenir:
Cabecera de la Comarca, El Porvenir posee playas y es el Centro Administrativo para las oficinas gubernamentales. Sede de la Intendencia de la Comarca.

Desde aquí puede desplazarse a las islas cercanas inclusive llegar hasta el Puerto Obaldía, último punto panameño colindante con la República de Colombia.


Narganá

Comunidad de Narganá:
Aquí se encuentra ubicado el
Hotel Posada Narganá . La isla se comunica a través de un puente de madera a otro poblado, políticamente dividido, llamado Corazón de Jesús, es decir es una isla que tiene dos poblados. Son dos comunidades bastantes aculturadas, bilingües y usan ropa occidental, tanto mujeres como hombres. Ambos pueblos están administrados por Sáhilas (jefe indígena que tiene la autoridad en la comunidad donde vive).

En 15 minutos en Cayuco, se puede visitar la isla del Tigre, poblado muy tradicional; todavía las mujeres usan
molas y practican ritos tradicionales.


Arte Kuna

Wichubwala:
En todo el archipiélago se favorece la atención al turista, pero los mejores servicios los encontramos en esta bella isla. Aquí se encuentra la posada
Anaí; el mejor hotel de San Blas.

Tiene hospedaje tipo bungalow, una piscina marina con langostas, ofrece giras de pesca o de aventuras a islas habitadas o deshabitadas, se alquilan equipos de inmersión o pesca submarina excepto los tanques de oxígeno.


Confección de Mola

Isla de Nalunega:
Su nombre significa "La Casa del Pargo", es muy atractivo y sus casa son tradicionales. Esta comunidad aprovecha los servicios de la Isla Porvenir. Se encuentra aquí el
Hotel San Blas, con 10 cabañas al estilo de las construcciones kunas. Los precios de la estadía por personas incluyen en las 3 comidas diarias y excursiones por las islas habitadas y despobladas.


Indígena Kuna

Comunidad de Cartí-Sugtupu:
Encontramos el hotel que lleva el mismo nombre de la isla, y que pertenece al pueblo. En Cartí hay servicios de radio-comunicación, correos, biblioteca, escuela, primer ciclo, dos muelles, luz eléctrica, pequeñas tiendas y panaderías, una iglesia católica, una cancha de basketball, un centro de salud y un aeropuerto en tierra firme.


Danza Tradicional Kuna

Comunidad de Aligandí:
Esta comunidad cuenta con un moderno hospital, canchas de basquetball, modestos restaurantes, tiendas, iglesias, aeropuerto en tierra firme, correos, radiocomunicación. Ofrece los servicios del
Hotel La Palmera, el cual cuenta con restaurante y bar; es propiedad de una cooperativa de moradores del pueblo.

Akuanusadup (Corazón de Jesús)

Esta pequeña isla del archipiélago de San Blas cuenta con una población de unas 600 personas, y se encuentra comunicada por un sólido puente de arco, con la Isla Narganá.

Corazón de Jesús, en lengua indígena, se llama Akuanusadup, que significa Isla de la Piedra Mágica.

La particularidad, tanto de esta isla como de su vecina, es que aquí, luego de muchos años de viajar sus habitantes hacia la capital, en busca de superación profesional, se ha convertido en una población con una gran influencia occidental.

Si usted observa una indígena en su traje autóctono, significa que proviene de otra isla y se encuentra de visita. Allí nadie viste su traje típico, y la mayoría de las casas son de cemento, llegando inclusive a tener dos pisos.

Corazón de Jesús (patrono de la Isla), tiene iglesia católica y protestante, así como tiendas, y una serie de servicios que recibe en común con su vecina. Ambas cuentan con electricidad y agua potable, que llega a ella a través de una tubería submarina desde la montaña en donde es tratada.

Según cuentan los residentes más antiguos, la civilización llegó a Akuanusadup en el año 1907, y fue en ese momento en donde comenzó la organización de zaila y cacique, siendo el primer cacique Carlos Robinson, un kuna que venía de estudiar en la Isla Providencia.

Yandup o Narganá

Esta isla es más grande que su vecina Akuanusadup, y su población es considerablemente mayor que en la anterior, ambas forman una sola comunidad, ya que las dos se benefician de los servicios con que cuentan. Esta también tiene iglesia católica, siendo el patrón de la Isla San José.

El nombre indígena de Yandup se traduce como Isla del Puerco de Monte. Es esta isla, la influencia de las grandes ciudades se nota aún más, y el visitante puede observar pequeñas pero bonitas casas, así mismo como si se encontraría en una barriada de las afueras de la ciudad capital.

Estas islas cuentan con escuela primaria, primer ciclo, hospital, una sucursal del Banco Nacional, estación de policía, biblioteca, entre otras. Otra cosa curiosa de estas islas, es que desde pequeños los niños ya hablan el español, en lugar del dialecto de la Comarca.

Narganá cuenta con el Hotel Narganá, una estructura de cemento, en cuya parte superior se encuentra el pequeño hotel diseñado para servir a quienes se trasladan a la isla por motivos de trabajo o para visitar parientes, más que para atraer turismo vacacional.

A pesar de que no son el centro político de la Comarca, para el pueblo indígena, este par de islas tienen una importancia como si fueran su capital. Tanto en Corazón de Jesús como en Narganá, no se cobra al visitante por tomar fotografías.

Para ir de vuelta a la página inicial apriete aquí